Cómo aplicar Montessori en casa (II)

Hoy os traigo una nueva parte de esta serie de entradas sobre cómo aplicar el Método Montessori en casa. La semana pasada, en el anterior post os conté 5 recomendaciones:

1. Lectura de libros.
2. Materiales de vida práctica.
3. Libros y cuentos.
4. Libertad de elección.
5. Fomentar su autonomía.

Si queréis leerlo completo, pinchad aquí.

Vamos a ver otros cinco puntos que considero muy importantes también.

1. Desterrar la palabra NO y evitar corregir. Corregir a los niños, "ayudarles", decirles cómo lo tienen que hacer o felicitarles ("muy bien", "lo has hecho genial") es una tendencia natural que todos tenemos. María Montessori consideraba que ayudar a los niños era contraproducente para ellos y corregir era interrumpir su práctica, si bien es cierto que todas las frases que llevan la palabra NO se pueden transformar en positivas, hay que dejar al niño equivocarse. Además todos los materiales montessorianos son autocorrectivos por lo que son los propios niños quienes pueden corregirse a sí mismos sin necesidad de los adultos. En el caso de algunos materiales será necesario una presentación por parte del adulto para que puedan imitarle y practicarlo. 

2. Organización de materiales. La organización es otro punto importante dentro de la filosofía Montessori. Los materiales deben estar al alcance de los niños y siempre en el mismo lugar. Es necesario enseñarles que el material tiene que cogerse y dejarse en el mismo lugar, es decir, trabajar además el orden. Esto no exige una gran cantidad de espacio, nos sirve una estantería sencilla. Otro punto importante dentro de cómo debemos organizar los materiales, están dos elementos: la edad y la "clasificación". Por ejemplo si estructurásemos en una estantería los materiales, podríamos dividirlos:

- en el primer estante materiales de vida práctica.
- en el segundo, materiales de matemáticas.
- en el tercero, materiales de música.

Sería bueno no mezclar materiales de diferentes áreas en los mismos lugares. Además con respecto a la edad debemos tener los materiales adecuados, ni demasiado sencillos porque se aburren ni demasiado complicados porque no los intentarán o se frustrarán.

3. Metas alcanzables. Hay que ser realista, aplicar el método Montessori no es aprender en un momento y ser capaz de hacer todo en poco tiempo. Las metas que debemos proponernos y con ello ofrecer los materiales, deben ser adecuadas a la edad y al desarrollo del niño. Si bien es cierto que cuanto antes lo apliquemos, antes veremos resultados no todo va a conseguirse a la primera. Es necesario practicar, repetir y ser consciente de ello. Si no entendemos este punto probablemente pensaremos que no es un buen método y nos cansaremos pronto.

4. Entender que la casa no es una escuela a no ser que eduquemos en casa. A no ser que seáis Homeschoolers la casa no es una escuela. Los niños deben tener tiempo suficiente para practicar, probar, cambiar de material e incluso para repetir tantas veces como necesiten la misma acción. Además hay que olvidarse de los horarios, las prisas,... y dejar que ellos sean quienes marquen el ritmo. Asimismo hay que dejarles libertad a la hora de escoger los materiales y darles todas las presentaciones necesarias hasta que sean capaces de utilizar el material sin ayuda de algún adulto. 

5. Salidas a la naturaleza. Tener contacto con el entorno que nos rodea y la naturaleza es importante. Las salidas a experimentar y aprender deben ser algo continuo en el método Montessori ya que su autora otorgaba especial importancia a no mantener encerrados en el aula a los alumnos. El cuidado de las plantas, de los animales, mantener limpio el entorno,.. las posibilidades de trabajo son infinitas.
La semana que viene os enseñaré algunos puntos también importantes para el método.

¿Tienes alguna pregunta relacionada con el método?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por dejar tu comentario!

Intentaré responder lo más rápido. Si necesitas que te conteste rápido puedes hacerlo en el correo latizamagica@hotmail.com