¿Con 13 años no tienen la madurez para ser consciente de la gravedad de sus actos?

El otro día mientras leía la noticiad de cómo una niña de 13 años no puede ser imputada porque no tiene la edad mínima que se sitúa en 14 años porque "no tiene la madurez para ser consciente de la gravedad de sus actos".

Perpleja me he quedado ante esta frase. ¿De verdad una niña de 13 años no es consciente de lo que hace? Por la brutalidad con que lo hace tengo claro que sí sabía que hacía. Pinchad aquí para ver el vídeo.


Siempre he pensado que la ley del menor debe ser reformada, parece que está hecha por gente que piensa que los niños cometen estos actos de forma muy poco frecuente. Desgraciadamente en nuestros países son varios los casos que ponen de manifiesto que los menores cometen actos delictivos, violentos,...

Por otro lado, la madre de la agresora comentaba que su hija es muy violenta y tiene problemas agresivos. No quiero decir que ningún niño los tenga pero últimamente mucha gente parece escudarse en problema psicológicos.

¿Qué pensáis? ¿Es justa la ley en este aspecto?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando los padres se escudan en "problemas psicológicos",a menudo lo hacen para eludir su propia responsabilidad en los hechos causados por los hijos menores de edad, y que en ocasiones proceden de lo que estos han visto en casa, ya sea con hechos o verbalmente.
Y por otro lado me pregunto qué responsabilidad tienen quienes asisten casi impasibles al espectáculo gratuito y aparte de no intervenir para evitarlo, tampoco lo ponen en conocimiento de las autoridades, y en cambio les parece gracioso subirlo a la red para que todo el mundo lo vea. También son culpables en parte por omisión de auxilio a la víctima, y no vale escudarse en excusas porque veremos qué dicen si un día alguna de ellas es agredida en la calle y nadie la auxilia pero lo graba y lo difunde en la red.
Si a la agresora no se le puede imputar, al menos se le puede condenar a trabajos sociales para la comunidad obligatorios hasta que cumpla los 14 años, y si hace dejación de esos trabajos, entonces imponerle una pena diferente y más dura.
Ahora vendrá quien diga que la culpa es de los maestros o profesores; pues no; la educación y ciertos valores, desgraciadamente ya perdidos, comienzan en casa, pero muchos padres trabajan los dos y el tiempo libre tiene derecho a estar en su watshapp... claro, y mientras la niña repartiendo estopa por la calle, hasta que un día alguien se la reparta a ella y entonces los padres vengan de víctimas diciendo que su niña no se metía con nadie.

Jesús.

Elena dijo...

Fijar la edad en 14 años es un poco como la mayoría de edad. Tú no eres más maduro con 17 años y 11 meses que con 18, pero hay que fijar un límite legal, no hacerlo supondría dejarlo a la subjetividad de un juez (o de otro órgano público) y podría generar desigualdades e indefensión. Supongo que fijar el límite en 14 años responde a que se considera que empieza una etapa más consciente en la vida de una persona, una etapa en la que empieza teóricamente la adolescencia.

El Derecho Penal debe ser aplicado en último lugar, nunca como primera opción; no olvidemos que además en nuestro país rige el principio de reinserción social y el de reeducacion, y no únicamente el de "castigo". Se entiende que un niño o un adolescente son más recuperables que un adulto donde su opinión y su ideología está ya más formada. Pero yendo más allá, todos sabemos que en la cárcel estos principios que nombro no suelen ponerse en práctica. Las cárceles son recintos donde tirar a una persona para que no moleste, y desgraciadamente el que entra en una sale con una carrera delictiva perfeccionada en vez de lo contrario.

Yo creo que hay que ser más "permisivos" con niños y adolescentes. No digo que no haya que hacer nada cuando cometen delitos, y sobre todo los más graves, pero con ellos la reinserción real debería ser lo principal y no tanto castigarlos por lo que han hecho. La Ley del Menor es muy muy mejorable, pero en mi opinión no debería ir encaminada al camino que tú pareces indicar, sino hacia la recuperación de esas personas que todavía pueden llegar a ser adultos perfectamente normales alejados del delito.

Blog La tiza mágica dijo...

Elena gracias por tu comentario.

El mayor problema que veo es que al no haber castigo alguno estos menores se creen con todo el derecho de hacer cualquier cosa. Yendo más allá de simples cosas de niños.

¿Cómo podemos evitar eso? Yo quiero pensar que si las consecuencias fueran más duras se lo pensarían antes de cometerlas......

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por dejar tu comentario!

Intentaré responder lo más rápido. Si necesitas que te conteste rápido puedes hacerlo en el correo latizamagica@hotmail.com