Amas de crías pasiegas, ¿quiénes eran y qué hacían?

En la historia de los pasiegos hay que hacer una mención especial a las Amas de Cría, aquellas mujeres que tuvieron que abandonar sus hogares y familias, arrastradas por la mísera situación en que a veces vivían. Estas mujeres sin más recurso que el haber sido madres recientemente, tuvieron que marcharse a criar hijos de otros, debido a que tenían, por sus condiciones físicas y gran robustez, especiales dotes para la crianza, ejerciendo una actividad que algunos llegaron a calificar de mercenaria y que las dieron gran fama por toda España durante buena parte de los siglos XVIII y XIX.

Este modo de crianza llegó a adquirir tanta importancia que la Real Academia de la Lengua Española, acuñó el término hermano de leche para distinguir entre los niños amamantados por las amas y sus propios hijos.
Las mujeres que estaban dispuestas a marcharse como amas de cría o nodrizas rara vez lo hacían solas, a no ser que estuvieran recomendadas en la casa donde acudían. Solían partir en grupos y, cuando llegaban a sus destinos, se iban a las plazas principales ofertando su servicio y esperando a que alguien las contratase. 
Algunas llegaron incluso a anunciarse en los periódicos buscando una buena familia con la que vivir. Un dato curioso es que hay casos en los que las denominaciones de las plazas de las ciudades reflejan esta utilidad, es el caso de la plaza de la catedral de Granada, que era conocida familiarmente por la Plaza de las Pasiegas, ya que eran muchas las montañesas que ofrecían allí sus servicios como nodrizas.

En ciertas ocasiones, cuando la pasiega, tras su labor como nodriza se quedaba en la mansión como aña o ama seca de confianza, solía ahorrar para poder reunir a su familia, y montar una vaquería con la que continuar su anterior modo de vida. También se conocen casos en los que la añoranza venció a estas mujeres y las hizo regresar anticipadamente a sus hogares.

Las amas de cría de Cantabria adquirieron gran fama, muchas fueron requeridas por la Casa Real para criar a los infantes. La elección no era fácil, dos médicos de Palacio recorrían la zona examinando a las candidatas, que eran muchas ya que la crianza de un príncipe suponía la fortuna de toda la familia. Los médicos elegían entre dos o tres candidatas que tenían que cumplir una serie de requisitos, en el caso de la elección de ama de cría para el futuro rey Alfonso XIII exigieron: no ser menores de 19 ni mayores de 26 años, complexión robusta y buena conducta moral, estar criando el segundo o tercer hijo, leche de 90 días máximo, no haber criado hijos ajenos, estar vacunada, ni ella ni su marido ni familiares de ambos habrán padecido enfermedades de piel, preferente que la ocupación del marido sea la del cultivo del campo.


Con las candidatas seleccionadas se dirigían los médicos a Palacio donde eran presentadas a los monarcas que elegían finalmente a la más adecuada.

De las innumerables amas de cría destacamos las siguientes, la mayoría trabajaron en la Corte, alimentando a futuros monarcas:
  • FRANCISCA RAMÓN GONZÁLEZ: natural de Peñacastillo. Ama de cría de la Infanta Isabel, hija de Fernando VII y Mª Cristina de Borbón. Fue reina como Isabel II a la muerte de su padre tras abolir la Ley Sálica.
  • FRANCISCA GUADALUPE PORRAS: natural de Entrambasmestas. Ama de cría de la Infanta Isabel, hija de Isabel II y Francisco de Asís, nacida el 20 de diciembre de 1851, y que ha pasado a la historia con el nombre de “La Chata”.
  • MARÍA PELAYO: natural de Tezanos. Ama de cría de la anterior infanta. Hija de Isabel II.
  • MARÍA GÓMEZ: natural de Vega de Pas. Ama de cría del príncipe Alfonso, cuarto hijo de Isabel II y Francisco de Asís, nacido el 28 de noviembre de 1857. Reinó como Alfonso XII.
  • MANUELA COBO: natural de San Roque de Riomiera: Fue ama de la Infanta Mª de la Paz Juana, séptima hija de Isabel II y Francisco de Asís, nacida el 23 de junio de 1862.
  • MÁXIMINA PEDRAJA: natural de Heras. Lo fue de Alfonso, hijo póstumo de Alfonso XII y de Mª Cristina de Habsburgo y Lorena. Nacido el 17 de mayo de 1886, sería Alfonso XIII.
  • CONSTANTINA CAÑIZO y CAÑIZO: natural de Miera. Ama de cría del infante don Juan, quinto hijo de Alfonso XIII y Victoria Eugenia de Battenberg, nacido en 1913, Conde de Barcelona y padre del Rey don Juan Carlos I.
  • JOAQUINA GUTIERREZ CARRAL: Natural de Selaya. Nodriza del Infante don Luis Alfonso de Baviera y Borbón.
  • VICTORIA ARROYO GÓMEZ: Natural de Sierra (Selaya). 1905. Nodriza en Barcelona. Casa de los Señores Condes de Godó.
  • ROSALÍA SAINZ: natural de Pisueña. Ama de cría del Príncipe de Asturias, hijo de Alfonso XIII.
  • MARIA SIERRA BENEGAS: natural de Totero. Ama cría del infante don Jaime de Borbón y Battenberg.
  • SINFOROSA GÓMEZ: Natural de Miera, ama de la Infanta doña Mª Teresa, hermana de Alfonso XIII.
En la campa de Valvanuz, en el excelente museo ubicado en la Casa de la Beata, podemos encontrar, entre otras secciones, una colección de más de 400 fotografías y reproducciones, reflejando momentos y personajes de Selaya, que con el pasar de los años, si no fuese por esta exposición, se hubieran perdido en el olvido. Gran parte de esta colección se dedica a las amas de cría, que aparecen retratadas en la mayoría de los casos, junto a los afortunados niños que alimentaron.




0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejar tu comentario!

Intentaré responder lo más rápido. Si necesitas que te conteste rápido puedes hacerlo en el correo latizamagica@hotmail.com