Llega un hermano:cómo preparar a nuestro hijo

Hoy os traigo unos consejos de una psicóloga para hacer más fácil y llevadera la llegada de un nuevo miembro a la familia.

Claves y consejos para comunicar a un hijo que tendrá un hermanito
La llegada de un hermano no siempre es un momento de felicidad. Es inevitable que el niño se sienta angustiado y celoso, porque hasta ese momento ha vivido como un ser único, mimado y admirado por toda la familia. La clave para evitar conflictos está en como se anuncie el embarazo, la forma de vivirlo durante su desarrollo y el funcionamiento de la familia después del nacimiento.

Informarle sobre lo que va a ocurrir

Es importante preparar al niño antes del nacimiento de un nuevo bebé. Si se le informa sobre lo que va a ocurrir, le ayudará a aliviar sus temores y se adaptará a los acontecimientos con mayor facilidad.

¿Cuándo?

En primer lugar hay que elegir el momento adecuado. Depende de su edad y grado de maduración. Hay quien prefiere informarle nada más enterarse del embarazo, pero se le puede hacer demasiado largo. Si se espera a que se note la tripa surgirá de forma natural. Cuando son pequeños, el concepto del tiempo es algo complicado para ellos. Seguramente es más fácil decirle la estación del año en la que nacerá (“por Navidad” o “cuando haga mucho calor”) que el número de meses que faltan.

¿Cómo?

Depende de la edad del niño, pero hay muchos recursos. Imágenes, fotografías de cuando él estaba en la tripita de mamá, libros, historias sobre el mundo de los bebés, juegos con muñecos o simplemente hablando sobre el futuro acontecimiento. Seguramente, surgirán muchas preguntas y todas deberán ser contestadas con claridad –evitando los tópicos-, en un lenguaje sencillo y sin saturarles de información, pero sin menospreciar su comprensión. Es muy beneficioso que exprese en la medida de lo posible todas sus emociones, pero sobre todo, hay que hacerle sentir que le queremos mucho, que nuestro cariño por él no va a disminuir y que su nuevo hermanito no le va a quitar su puesto.

Hacerles partícipes

Participar en las conversaciones referentes al nuevo hermanito, pedirle opinión a la hora de buscar el nombre, acompañarnos a las ecografías para que vea las imágenes y escuche los latidos del corazón, visitar a amigos con bebés para que vean cómo comen, lloran o cuánto duermen, hacer cambios en la decoración… le transmitirá ilusión para que considere al bebé como algo suyo.

Ser realistas

Hay que explicarle de forma sincera todos los cambios que conllevará la llegada del bebé, no sólo lo positivo. Si por ejemplo le transmitimos la idea de que va a tener un hermanito con “el que jugar” se puede sentir decepcionado cuando descubra lo poco que puede hacer un recién nacido. Es mejor decirle los cuidados que necesitará, pero sin que recaiga sobre él toda la responsabilidad.

Se aproxima la fecha del nacimiento

El niño debe saber que su madre va a permanecer unos días en el hospital, pero que va a estar bien atendido por una persona en la que él confía (abuela, madrina…) y que siempre estará acompañado. Cuando llegue el momento, si es posible le llamaremos desde la clínica e irá a visitar a su madre y al recién nacido. El primer contacto es un momento muy importante que debe hacerse con mucho tacto y cariño.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejar tu comentario!

Intentaré responder lo más rápido. Si necesitas que te conteste rápido puedes hacerlo en el correo latizamagica@hotmail.com